Etiqueta: consejos

EL CHUPETE

La utilización del chupete permite en los bebés y en los niños pequeños una sensación placentera y reconfortante que les proporciona seguridad.

¿Cómo elegir un chupete adecuado?

El principal criterio de elección son los elementos que aportan garantías de seguridad. Para que un chupete sea seguro tiene que cumplir una serie de normas, como son:

  • Debe estar hecho de material de plástico.
  • Tener los bordes redondeados.
  • Poseer una anilla o tirador que permita extraerlo de la boca.
  • La tetina no puede ser superior a 3,3 cm
  • La base del chupete debe ser suficientemente grande para evitar que el niño se introduzca el chupete entero en la boca.

INDICACIONES GENERALES PARA SU USO

  • No es recomendable el uso del chupete en bebés menores de un mes, ya que el riesgo de aspiración de vómito es mayor en un niño con chupete que sin él.
  • Cuando el niño llora evitar calmarlo introduciendo el chupete en miel, azúcar…ya que puede provocar aparición de caries.
  • No usar el chupete para apaciguar las ganas de comer del niño.
  • Nunca colgar el chupete del cuello del niño con hilos o cadenas largas.
  • Si su hijo muerde o mastica el chupete con los dientes es conveniente no usarlo.
  • Los niños con cólico no deben usar el chupete ya que se favorece a que traguen más gases aumentando los problemas intestinales.

El uso prolongado del chupete puede producir distintas problemáticas no deseables en el desarrollo del niño:

  • Los dientes centrales inferiores se desvían hacía dentro.
  • Los dientes centrales superiores se separan y desvían hacía fuera.
  • Se deforma y estrecha el techo de la boca.
  • Las arcadas dentarias, inferiores y superiores, se desajustan y pierden la alineación correcta con lo que el niño puede tener problemas para morder los alimentos correctamente.
  • Aparecen dificultades de lenguaje.

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LA RETIRADA DEL CHUPETE

  • No hay una respuesta general que valga para todos los niños.
  • Es conveniente aprovechar un momento de estabilidad familiar y en el que no haya mucha tensión emocional, por ejemplo: separaciones, hospitalizaciones…
  • Nunca recurrir a castigos o medidas humillantes.
  • Procurar que el niño participe activamente en la decisión de la retira del chupete, eligiendo opciones como por ejemplo: Tirarlo directamente a la basura, dejarlo debajo de la cama para que se lo lleve el ratoncito Pérez…
  • A los más grandecitos el dentista o médico les puede explicar de forma sencilla lo “fea” que se le quedará su boca, si siguen usando el chupete.
  • Puede ocurrir que en algún momento el niño vuelva a pedirlo de nuevo, sea firme y no ceda en la decisión tomada.
  • Aproximadamente se pueden tener en cuenta los siguientes criterios de edad:
  • A partir del año y medio se puede empezar a limitar su uso.
  • A los dos años es conveniente tener restringido el recurso del chupete a situaciones muy concretas.
  • A los 3 años es conveniente que se haya retirado el chupete si no se ha retirado anteriormente.