Categoría: desarrollo

EL CHUPETE

La utilización del chupete permite en los bebés y en los niños pequeños una sensación placentera y reconfortante que les proporciona seguridad.

¿Cómo elegir un chupete adecuado?

El principal criterio de elección son los elementos que aportan garantías de seguridad. Para que un chupete sea seguro tiene que cumplir una serie de normas, como son:

  • Debe estar hecho de material de plástico.
  • Tener los bordes redondeados.
  • Poseer una anilla o tirador que permita extraerlo de la boca.
  • La tetina no puede ser superior a 3,3 cm
  • La base del chupete debe ser suficientemente grande para evitar que el niño se introduzca el chupete entero en la boca.

INDICACIONES GENERALES PARA SU USO

  • No es recomendable el uso del chupete en bebés menores de un mes, ya que el riesgo de aspiración de vómito es mayor en un niño con chupete que sin él.
  • Cuando el niño llora evitar calmarlo introduciendo el chupete en miel, azúcar…ya que puede provocar aparición de caries.
  • No usar el chupete para apaciguar las ganas de comer del niño.
  • Nunca colgar el chupete del cuello del niño con hilos o cadenas largas.
  • Si su hijo muerde o mastica el chupete con los dientes es conveniente no usarlo.
  • Los niños con cólico no deben usar el chupete ya que se favorece a que traguen más gases aumentando los problemas intestinales.

El uso prolongado del chupete puede producir distintas problemáticas no deseables en el desarrollo del niño:

  • Los dientes centrales inferiores se desvían hacía dentro.
  • Los dientes centrales superiores se separan y desvían hacía fuera.
  • Se deforma y estrecha el techo de la boca.
  • Las arcadas dentarias, inferiores y superiores, se desajustan y pierden la alineación correcta con lo que el niño puede tener problemas para morder los alimentos correctamente.
  • Aparecen dificultades de lenguaje.

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LA RETIRADA DEL CHUPETE

  • No hay una respuesta general que valga para todos los niños.
  • Es conveniente aprovechar un momento de estabilidad familiar y en el que no haya mucha tensión emocional, por ejemplo: separaciones, hospitalizaciones…
  • Nunca recurrir a castigos o medidas humillantes.
  • Procurar que el niño participe activamente en la decisión de la retira del chupete, eligiendo opciones como por ejemplo: Tirarlo directamente a la basura, dejarlo debajo de la cama para que se lo lleve el ratoncito Pérez…
  • A los más grandecitos el dentista o médico les puede explicar de forma sencilla lo “fea” que se le quedará su boca, si siguen usando el chupete.
  • Puede ocurrir que en algún momento el niño vuelva a pedirlo de nuevo, sea firme y no ceda en la decisión tomada.
  • Aproximadamente se pueden tener en cuenta los siguientes criterios de edad:
  • A partir del año y medio se puede empezar a limitar su uso.
  • A los dos años es conveniente tener restringido el recurso del chupete a situaciones muy concretas.
  • A los 3 años es conveniente que se haya retirado el chupete si no se ha retirado anteriormente.
¿Cómo criar a un niño para que le guste leer?

Han quedado atrás los días en los que el libro era el único entretenimiento en el hogar. Pero tales cambios no son necesariamente a peor: después de todo, la variedad es siempre mejor que la misma ausencia. Sin embargo, a un niño acostumbrado desde la infancia a recibir información en forma “visual” desde la pantalla del televisor, Tablet o móvil, le va a ser muy difícil  acostumbrarse  a leer. La habilidad de comprender, entender y asimilar la información de lo que se lee, se ha convertido en una utopía, haciendo que los libros sean menos útiles y relevantes para ellos.

Leer un libro de una manera más ágil y rápida, entendiendo lo que se lee, puede impartirse en la escuela, pero el amor real hacia la lectura puede que solo lo aprendan de sus padres. Y conseguirlo no es tan difícil como pueda parecer, solo hay que recordar algunas reglas:

  1. Acostúmbrale a la lectura: Nunca es demasiado pronto. Es necesario que el proceso de lectura se convierta en algo común para él. Deja que te vea con un libro en las manos y recuerda que en cada libro nace una fantástica historia para él. Hay que hacer de la lectura un ritual regular y leer de 5 a 7 veces a la semana. Lo mejor muchas veces es que el niño sujete el libro y vaya pasando las páginas, así, a pesar de que todavía no será capaz de leer, empezará a tomar el libro como parte de su vida cotidiana.
  2. Lea un libro con diferentes voces y tonos. Siéntete  libre de ponerle diferentes voces a los personajes: vas a entretener al niño mucho más y le vas a ayudar a seguir mejor la historia. Los padres pueden, incluso, leer alternativamente; de esa manera, aun siendo la misma historia, el niño se dará cuenta de que se puede leer de varias maneras.
  3. Vaya con su hijo a la biblioteca / librería. Enseña a un niño a interesarse por los libros tomando tú mismo la iniciativa. Para ello, podéis elegir juntos un nuevo libro para leer de cualquier librería o biblioteca. Junto con la ayuda del bibliotecario o del vendedor, puedes ayudar a decidir la gama de libros más adecuada para el niño.
  4. Leer con un niño más a menudo. Nada va a marcar más al niño que tu ejemplo personal. Si ve a sus padres regularmente con un libro en la mano, para él será el mejor ejemplo a seguir.
  5. Prepárate para leerle el mismo libro una y mil veces. Por desgracia, esta es la característica más común de los niños: la misma historia se puede escuchar una y otra vez, pero para ellos es como si fuera la primera. Lo mismo puede decirse de los juegos, donde se juega todos los días en el mismo escenario, o de los dibujos animados.
  6. Leer algo que te guste a ti. Poco a poco, el niño irá desarrollando la necesidad de ampliar constantemente su mundo de lectura. Para ello a veces se pueden hacer noches especiales para leer los libros favoritos de los más pequeños, pero no debemos olvidar que todos nosotros llevamos un niño pequeño dentro y seguro que te gustaría leer un libro en especial que te recuerde a tu infancia. Ábrele ese mundo a tu hijo y permite que amplíe sus horizontes. A todas esas cosas buenas que sacaréis se une una más: que estaréis más cerca el uno del otro.
Beneficios de ir a la escuela infantil

Para muchos padres, sobretodo los padres primerizos, la decisión de llevar a sus hij@s a la escuela infantil es motivo de mucha preocupación, inseguridades, nerviosismo…Es normal enfrentarse a algo desconocido con miedo. La temprana escolarización es positiva principalmente por el desarrollo del niñ@.

  • Se forja la personalidad de un niñ@ completo en todas las áreas gracias al seguimiento llevado a cabo por los profesionales del centro.
  • El peque entra en contacto con sus semejantes y se desarrolla la socialización. El contacto entre compañer@s es una fuente de aprendizaje.
  • Desarrollo en autonomía tanto para la alimentación como para el descanso y la higiene.
  • La autoestima crece al sentirse valioso y querido, y son conscientes de que todo lo pueden lograr por ellos mismos.
  • Desarrollo del lenguaje y la comunicación.
  • Fomento de la creatividad al estar en continuo proceso de innovación. Crea y disfruta con materiales diferentes.
  • A esa edad ya empieza a enfrentarse a pequeños retos que por su autonomía va solventando, equivocándose y después acertando.
  • El juego y el movimiento son otras de las herramientas de aprendizaje.
  • La colaboración entre los profesionales del centro y los progenitores ayuda a resolver incidencias y solventar algunas dudas.
Los daños de una mala postura al sentarse

Cuidado. Si tu hijo se sienta así, NO se lo permitas

 Consejos
Foto: Pinterest/awm
Foto: Pinterest/awm

Para algunos bebés y niños es muy común sentarse en el piso haciendo una W con sus piernas para poder jugar con sus juguetes. Esta posición se llama W-sit, y según los especialistas es importante que no se los permitamos pues trae consigo  varias complicaciones en su cuerpo a corto y largo plazo.

Así que su ves a tu hijo en esa postura debes corregirlo. ¿Cuáles son los daños de esta postura?

  • Al sentarse así las rodillas y tobillos tienen una rotación excesiva, lo que provoca contracturas en los músculos de las articulaciones.  Puede que en el mismo momento no lo noten, pero sí pueden sufrir dolor más adelante.
  • Ciertos estudios revelan que en los niños que adquieren excesivamente esta posición tienen una mayor predisposición a tener pies planos.
  • La parte interna de las piernas recibe una presión excesiva. Además, acorta los músculos estabilizadores de la pelvis y la cadera, fomentando como consecuencia las contracturas a este nivel y la alteración de la marcha.
  • Pueden sufrir problemas de  equilibrio ya que afecta al aparato motor.
  • Afecta al desarrollo motor: al limitar las rotaciones de tronco y las transferencias de carga de un lado al otro, dificulta el alcance, así como la aparición de reacciones de enderezamiento y equilibrio, y el paso de la línea media de las extremidades superiores
  • Debilita los músculos abductores, rotadores externos y extensores de cadera, por lo que una permanencia en exceso puede llevar a los niños a caminar con los pies hacia adentro. 

 

niño

foto: pinterest/silverrattle.in

Si ves que tu hijo o el hijo de algún conocido opta por esta posición, recomienda de manera inmediata que deje de hacerlo y cuéntale los riesgos que puede tener.

Los juguetes de 0 a 3 años.

LOS JUGUETES DE 0 A 3 AÑOS

Los juguetes y juegos pueden ayudar al niño/a en su desarrollo evolutivo. Dependiendo de la edad jugarán con unos juguetes u otros como se ve a continuación:

  • JUGUETES DE 0 A 6 MESES: Para los recién nacidos lo mejor son los objetos que le obliguen a hacer un seguimiento visual, fomenten su discriminación auditiva y estimulen sus posibilidades motrices. Como por ejemplo son: móviles en las cunas, sonajeros…
  • JUGUETES DE 6 A 12 MESES: A esta edad pueden adquirir juguetes que le ayuden a poner en marcha su motricidad gruesa y fina. Es el momento de los juguetes que flotan en el agua para el baño, pelotas, cubos para apilar…
  • JUGUETES DE 12 A 18 MESES: En esta etapa como los niños/as ya están empezando a caminar se divierten con juguetes que le faciliten la coordinación de su cuerpo y su orientación espacial. Ya jugarán con instrumentos musicales. También se le puede estimular su lenguaje mientras juegan ya que a estas edades dirán sus primeras palabras.
  • JUGUETES DE 18 A 24 MESES: A esta edad los niños/as prefieren los juguetes de movimiento. Como por ejemplo: triciclos, camiones, palas… También querrán juguetes como la cocinita, carritos, bebés, teléfonos…ya que empezarán a querer imitar lo de sus papás y mamás.
  • JUGUETES DE 2 A 3 AÑOS: A esta edad los niños/as ya juegan participando con los demás, manejando su coordinación ojo-mano y desarrollando su observación, atención y memoria. Se divertirán con puzzles, cuentos con ilustraciones…

 

jghhjh

6 consejos para desarrollar las capacidades de los niños

Cada niño nace con una capacidades innatas, sin embargo, es labor de los padres orientarles y guiarles para potenciarlas o, en caso de no tenerlas, estimularlas. Y es que hay habilidades que es necesario aprender para que los niños se desarrollen plenamente, como la capacidad de superación, el esfuerzo, el trabajo, la perseverancia, la autonomía o la fortaleza de carácter.

https://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/aprendizaje/6-consejos-para-desarrollar-las-habilidades-de-los-ni%C3%B1os/

 

musica

 

Retirada del pañal

 

El control de esfínteres o el paso de un comportamiento reflejo automático a una conducta voluntaria se puede abordar alrededor de los dos años. La retirada del pañal es un proceso que requiere su tiempo y para hacerlo hay que realizar antes toda una labor educativa. Es  recomendable trabajar la atención, el lenguaje, motivar el interés por el aprendizaje, el conocimiento del esquema corporal…, en definitiva es poner las bases que contribuirán al desarrollo del niño y que en la mayoría de los casos lo hacemos sin darnos cuenta.

El control de esfínteres es el resultado madurativo en todos los órdenes, fisiológico, cognitivo y emocional. Por este motivo no todos los niños lo consiguen al mismo tiempo y hay que respetar el ritmo de desarrollo de cada uno de ellos.

El niño debe tener un desarrollo cognitivo que le permitan canal de comunicación verbal (comprender y utilizar palabras vinculadas a la necesidad), que sea capaz de imitar, de darse cuenta de sus sensaciones.

A nivel afectivo, este proceso va a suponer un gran ejercicio de independencia y responsabilidad, de toma de consciencia de las consecuencias de sus decisiones.

El adulto debe convertirse en un gran estratega de la imaginación y la motivación para hacer el control de esfínteres un reto atractivo y placentero y no una tarea tediosa y aburrida. También tendremos paciencia y comprensión. No tenemos que tener prisas. Aún así,  hay unas cuantas rutinas y trucos sencillos que se pueden poner en práctica para facilitar la tarea.Gatear-bebé-cuándo-y-cómo-comienza

  1. Colocar un orinal con asiento en un sitio visible y conveniente. Transmitir al niño que es ahí donde él hará sus necesidades. «Este es tu orinal. Este es el que vas a usar (emplear los términos que utilice el niño para orinar y defecar)». Hacer ver al niño que se trata de su orinal «especial y maravilloso».

 

  1. Dejar que el niño se acostumbre al asiento. Elegir el momento en el que con más probabilidad el niño haga deposición (p.ej. después de las comidas). No obligar nunca al niño a sentarse en el orinal.

 

  1. Animar al niño a ver como padres o hermanos usan el retrete. Explicar «así es como hacemos caca». Dejar que el niño vea como marcha la caca al tirar de la cadena y le diga «adiós» con la mano (no hacerlo si el ruido o caída del agua asusta al niño).

 

  1. Intentar que el niño se siente en el orinal. Sin prisas ni esperar resultados inmediatos, pero si sucede, alabar al niño. Ir trasladando progresivamente el orinal hacia el cuarto de baño.

 

  1. En presencia del niño coger una deposición del pañal y tirarla al orinal. Decirle al niño que es allí donde deben estar la orina y las heces. Luego tirar el contenido del orinal al retrete. Decir «adiós, caca», en presencia del niño, al tirar de la cadena.

 

  1. Preguntar al niño durante el día ¿tienes ganas de hacer caca? para llamar su atención hacia las sensaciones corporales. Observar al niño para ver si presenta signos de micción o defecación inminente. Decir «vamos a quitarnos los pantalones y hacer caca». Ayudar al niño a quitarse la ropa y sentarse en el orinal. Dejarlo sentado todo el tiempo que quiera. Alabar el éxito, pero no criticar el fracaso. («Bueno, no querías. Vale, la próxima vez será»).

 

  1. Reforzar las características positivas del control de esfínteres en el niño (p.ej. «Como un niño mayor», «Tan bien como lo hace mamá», «¡Lo has hecho solo!») y alabar los éxitos cuando se consigan.

 

  1. Una vez que se ha establecido una pauta semiinconsciente de orinar o defecar en el orinal, preguntar al niño si quiere dejar los pañales y colocarse ropa interior «como un niño mayor” durante el día. Admirar al niño porque ya pantalones de niño mayor.

 

  1. Una vez que se ha conseguido el control, intentar que lo haga en el retrete.

 

  1. La continencia nocturna general se consigue unos meses después de que se haya logrado la diurna. No necesita una estrategia especial; simplemente preguntar al niño si desea probar a no tener pañal durante la noche.

 

Es importante que el niño haga caca sin pañal para evitar problemas de estreñimiento por aguantarse las ganas. Puede ser que las primeras veces se asuste o tenga miedo. Es normal, para él es todo nuevo.

El pipí no supone ningún problema simplemente que moje la ropa. Nunca regañarle, solo explícale  que se ha escapado y que tiene que tener cuidado la próxima vez.

El AGUA

El agua es un elemento imprescindible para el funcionamiento del organismo, que está formado en gran parte por este elemento. En un lactante el 70% del peso corporagua es un elemento imprescindible para el funcionamiento del organismo, que está formado en gran parte por este elemento. En un lactante el 70% del peso corporal de un lactante (hasta los 24 meses) es agua, mientras que en los adultos esa proporción es de un 50%.
Algo que parece muy elemental pero donde queremos hacer hincapié para fomentar una Alimentación saludable Alimentos y vida sana Alimentación Consciente.

LA IMPORTANCIA DEL AGUA EN LA ALIMENTACIÓN INFANTIL

Resultado de imagen de agua

 

El Gateo

              Los bebés empiezan a gatear entre los 6 y 10 meses. Hay que tener en cuenta que todos los niños tienen su propio proceso  y no todos son iguales; algunos gatean a esa edad, otros lo hacen después.  En general los bebés gatean antes de empezar a caminar. Ésta es una etapa más en su desarrollo psicomotor, ya que requiere una gran coordinación de brazos, piernas y se tonifican los músculos. Adquieren independencia

          Favorece la coordinación entre lo que el ojo ve y lo que la mano y el pie hacen.  Al niño le será más fácil caminar si coordina bien los pies. Además, éste aspecto es muy importante para aprender después a leer y escribir.

          Ayuda al equilibrio, el niño tiene que aprender a no irse para los lados o hacia delante.

          Cuando un bebé empieza a gatear…. se acabó la tranquilidad, descubre nuevos mundos, terrenos inexplorados hasta ahora y cosas, a las que ahora pueden llegar; muebles bajos con puertas o cajones,… Cuando gatee, pon protecciones en las escaleras, ventanas, balcones, enchufes, esquinas…vigila que no haya cables sueltos.

Gatear-bebé-cuándo-y-cómo-comienza

El juego como instrumento a la enseñanza

Cuando pensamos en jugar, pensamos en juegos, jugar con muñecas, coches, correr, saltar, montar en bici, … pero no; JUGAR es más importante de lo que pesnamos no solo en el aspecto de diversión, sino como función educativa. En la etapa de 0 a 3 años hay que buscar cientos de técnicas de enseñanza-aprendizaje para que los niños/as presten atención y no se distraigan a la hora de enseñarles cualquier cosa, cuando le contamos un cuento, etc. Por eso lo más fácil es hacerlo através del juego o con materiales atractivos para ellos para que su atención se centre en nosotros. Uno de los objetivos primordiales que tenemos es MOTIVARLOS. Cuando queremos que los niño/as aprendan ciertos conceptos podemos hacerlo de muchas formas: con láminas de fotos, usando el ordenador, objetos y haciendo que ellos participen como forma de juego ya que para ellos será más fácil captar los conceptos y los objetivos que queremos conseguir. En la primera infancia se convierte en juego cualquier experiencia y es jugando como se realizan la mayoría de los aprendizajes.

El juego en los niños y niñas es imprescindible, no quiere decir que solo jugando aprendan los niños, solo que aprendizaje y juego van unidos para estas edades ya que en muy poco tiempo deben de aprender muchas cosas. Ya para que aprendan deben repetir las cosas varias veces que mejor que a CIMG8735través del juego ya que ellos lo usan para divertirse, para expresarse, comunicarse y ayuda a desarrollar la creatividad e imaginación.