Siesta de emergencia: ¿qué es?

La siesta de emergencia, también conocida como de rescate, es el momento de sueño que un niño necesita para evitar el exceso de cansancio. Así, podrá llegar con la presión de sueño ideal para que no le afecte a la hora de dormir.

Siempre hay que tener en cuenta que, según la edad del bebé, la calidad general de su momento de descanso y la dinámica familiar, esta siesta se hace necesaria por muchas razones. El objetivo de la siesta de rescate siempre es conseguir alcanzar la cuota mínima de sueño en el día que se necesita.

Generalmente, son necesarias entre los 6 y los 8 meses de edad, que es el momento en el que los horarios de sueño del día se establecen y se va dando la transición de 3 a 2 siestas.

¿Quieres saber más acerca de las siestas de emergencia? ¡Sigue leyendo!

¿Cuándo hacer una siesta de emergencia?

Se debe prestar atención a las señales de sueño del niño, para tener control de la duración y calidad de las siestas propias del día. La siesta de emergencia se debe hacer en las siguientes situaciones:

1.   Transiciones de siestas

La siesta de emergencia es necesaria en los periodos de adaptación, así se regulan y consolidan los nuevos horarios de sueño diurno.

2.   Cuando las siestas no han ido bien

Hay días en que los niños hacen siestas más cortas o fragmentadas, siendo así menos reparadoras. Este es un buen momento para recurrir a una siesta de rescate y evitar que llegue muy cansado a la hora de dormir.

3.   Tiempo de adaptación a la escuela

Muchas veces los horarios de las siestas de la escuela infantil no son los más convenientes por edad para las siestas de los peques.

A esto le sumamos que es un nuevo entorno y tiene muchos estímulos, lo que hará que algunos niños se nieguen a dormir la siesta. Si se da este caso, podría ser necesario que el niño tenga una siesta de rescate por la tarde, al menos, en las primeras semanas.

4.   La última ventana de sueño es muy larga

Si tu peque suele despertarse de la siesta muy pronto y la hora de dormir aún está lejos, tendrá que necesitar de un mini parón para no tener tanto cansancio.

¿Qué duración debería tener una siesta de emergencia?

Podemos afirmar que una siesta de emergencia podría durar de 10 a 45 minutos, aunque una siesta de rescate de 15 minutos puede ser suficiente.

Si tu peque hace una siesta de emergencia debes tener presente la hora en que va a despertar. Probablemente, tendrás que despertarle para que esta no se convierta en una supersiesta que complique la noche.

Guardería TEO: la mejor opción para el bienestar de tus hijos

En la Guardería TEO hacemos nuestro trabajo con amor y dedicación, ofreciendo los mejores servicios para el cuidado y bienestar de tus hijos.

No solo nos dedicamos a guiar a los niños en los primeros inicios de aprendizaje, sino también en la supervisión de, entre muchos aspectos, la siesta necesaria para tus hijos.

Con nosotros, tus hijos estarán en las mejores manos: ¡visítanos y sé parte de nuestra familia TEO!

Leave a comment

uno × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.