Etiqueta: habitos

Preparados para la operación pañal
Preparados para la operación pañal

Es inevitable que llegue este momento y son muchas las familias que por la edad de su peque, empiezan a plantearse la operación pañal. Y son precisamente varios factores los que hacen que esta tarea se haga con rapidez. Cada vez hay menos ropa, la necesidad de no enfriarse tanto o la cercanía de la escolarización a la vuelta de la esquina, entre otros.

Debe asumirse que no todos los niños poseen el mismo ritmo. Lo que quizás sirva para unos, no servirá para otros. Así que el hecho de respetar su grado de madurez es de vital importancia, ya que el control de esfínter va a depender del grado de maduración del niño en particular.

¿Cuáles son las señales propias para saber si es hora de proceder a retirar el pañal?

Si ya te estás planteando seriamente retirar el pañal del niño toma nota de las siguientes señales para saber si está listo o no para dar el paso:

–      Presta atención a las instrucciones

Si el peque es capaz de seguir instrucciones fáciles, las comprende y las realiza es una excelente señal.

–      Es autónomo

Si el niño muestra autonomía personal, es decir que quiere vestirse solo y camina por las diferentes habitaciones de la casa solo también es algo importante a tener en cuenta.

–      Durabilidad del pañal

Si el pañal cada día aguanta más tiempo seco, incluyendo las noches, ya va siendo hora de pensar en retirarlo.

–      Avisa al hacer sus necesidades

Si el niño te avisa antes o después de hacer sus necesidades, también hay que tener en cuenta eso.

–      Tiene intención de quitarse el pañal

Incluso quiere imitar a sus padres o hermanos en el momento de ir al baño y ya se muestra disconforme con seguir usando los pañales.

¿Cómo elegir el mejor momento para la operación pañal?

La mayor parte de los niños aprenden a controlar los esfínteres entre los 24 y los 30 meses de vida. Al principio lo controlarán en el día y es normal que el pañal de la noche tarde un poco más y cuando duerma una siesta ese también lo haga. Se debe tener paciencia, solo es cuestión de tiempo.

También hay que recordar que, a veces, se debe dar marcha atrás al retiro del pañal. Si notas que el niño lo pasa mal, muestra resistencia a sentarse en el orinal, muestra nerviosismo e incluso se pone irascible, es señal clara de que no ha llegado el momento.

Es mejor observar al niño en cada etapa y elegir el momento ideal. Por supuesto, lo que sí es mucho más importante es mantener una buena higiene, esto para evitar que aparezca la dermatitis del pañal.

Guardería TEO: la mejor alternativa para el cuidado de tus hijos

Desde 1987 nuestra Guardería TEO ha trabajado con amor y dedicación para ofrecerte los mejores servicios en el cuidado y educación de tus hijos. Ayudándote en situaciones claves en el desarrollo del infante, tales como en el momento de acostumbrarlo a ir solo al baño.

Tendrás a tu disposición toda la capacidad profesional y experiencia de nuestro personal con la finalidad de conseguir un desarrollo integral de tus niños, verificando que dejas su seguridad en las mejores manos.

¡Visítanos y comprueba que somos la principal opción para el cuidado de tus hijos!

¿Cómo criar a un niño para que le guste leer?

Han quedado atrás los días en los que el libro era el único entretenimiento en el hogar. Pero tales cambios no son necesariamente a peor: después de todo, la variedad es siempre mejor que la misma ausencia. Sin embargo, a un niño acostumbrado desde la infancia a recibir información en forma “visual” desde la pantalla del televisor, Tablet o móvil, le va a ser muy difícil  acostumbrarse  a leer. La habilidad de comprender, entender y asimilar la información de lo que se lee, se ha convertido en una utopía, haciendo que los libros sean menos útiles y relevantes para ellos.

Leer un libro de una manera más ágil y rápida, entendiendo lo que se lee, puede impartirse en la escuela, pero el amor real hacia la lectura puede que solo lo aprendan de sus padres. Y conseguirlo no es tan difícil como pueda parecer, solo hay que recordar algunas reglas:

  1. Acostúmbrale a la lectura: Nunca es demasiado pronto. Es necesario que el proceso de lectura se convierta en algo común para él. Deja que te vea con un libro en las manos y recuerda que en cada libro nace una fantástica historia para él. Hay que hacer de la lectura un ritual regular y leer de 5 a 7 veces a la semana. Lo mejor muchas veces es que el niño sujete el libro y vaya pasando las páginas, así, a pesar de que todavía no será capaz de leer, empezará a tomar el libro como parte de su vida cotidiana.
  2. Lea un libro con diferentes voces y tonos. Siéntete  libre de ponerle diferentes voces a los personajes: vas a entretener al niño mucho más y le vas a ayudar a seguir mejor la historia. Los padres pueden, incluso, leer alternativamente; de esa manera, aun siendo la misma historia, el niño se dará cuenta de que se puede leer de varias maneras.
  3. Vaya con su hijo a la biblioteca / librería. Enseña a un niño a interesarse por los libros tomando tú mismo la iniciativa. Para ello, podéis elegir juntos un nuevo libro para leer de cualquier librería o biblioteca. Junto con la ayuda del bibliotecario o del vendedor, puedes ayudar a decidir la gama de libros más adecuada para el niño.
  4. Leer con un niño más a menudo. Nada va a marcar más al niño que tu ejemplo personal. Si ve a sus padres regularmente con un libro en la mano, para él será el mejor ejemplo a seguir.
  5. Prepárate para leerle el mismo libro una y mil veces. Por desgracia, esta es la característica más común de los niños: la misma historia se puede escuchar una y otra vez, pero para ellos es como si fuera la primera. Lo mismo puede decirse de los juegos, donde se juega todos los días en el mismo escenario, o de los dibujos animados.
  6. Leer algo que te guste a ti. Poco a poco, el niño irá desarrollando la necesidad de ampliar constantemente su mundo de lectura. Para ello a veces se pueden hacer noches especiales para leer los libros favoritos de los más pequeños, pero no debemos olvidar que todos nosotros llevamos un niño pequeño dentro y seguro que te gustaría leer un libro en especial que te recuerde a tu infancia. Ábrele ese mundo a tu hijo y permite que amplíe sus horizontes. A todas esas cosas buenas que sacaréis se une una más: que estaréis más cerca el uno del otro.